A las 7:00am, cruzar el puente de este a oeste es una locura. Infinitos esclavos se mueven temprano en la mañana a sus locas rutinas. Son empleados en loco transito hacia las oficinas. La cola de autos es inmensa y solo se dejan escuetos centimetros entre cada vehiculo. Una locura. Es razon para divagar mientras el espejo retrovisor reproduce aquella inerte y loca caravana de chatarras rodantes. Han pasado ya mas de 17 minutos y nadie se mueve. Hacia la izquierda, baja el rio Ozama, inmundo, casi muerto, fetido, es como una larga y densa orinada de miles de habitantes de sus orillas. Sobre el paño de agua, en el pasillo del puente, transita una demente. Deben ser cerca de la y media. Su rostro arrugado asemeja el mismo roto asfalto, la recorro en un instante y ya creo conocer su loca vida. Una tonta, descalza y maloliente. Una loca, demente sin causa ni fines. Quizas anda buscando una loca señal. Fiel reflejo del Santo Domingo postmoderno. Abandonada en su sin razon, apartada de su propia familia por su carencia de sinapsis. De repente se agacha y coge una piedra… Es el momento de acelerar unos escasos centimetros para evitar el fogonazo, el lanzamiento de aquel proyectil, la rotura de la cordura… El retrovisor me informa de su incapacidad de orientacion espacio temporal y se excede en el giro y  lanza hacia el rio. Ahi va la loca, ahi va la loca… me recuerda a Penelope esperando que de los sauces cayeran las hojas.Pobre Penepole, se quedo en la espera, pobre loca, pobre infeliz se paró su reloj infanti, se detuvo, siendo ella misma la espera. Ya casi con las 8:00am y sigo atrapado en la locura del trafico de inicio de semana. Mas adelante, a unos metros, un mozalbete recoge un recipiente plastico de leche, lo destapa y bebe su blanco contenido. Se le derrama contrastando con su oscura tez. Se sienta de un salto sobre los barrotes del viejo colgante, sucio, de ropas rotas, descalzo tambien, quizas tejiendo sueños en su mente, sonrie a si mismo, sin saber a quien le sonrie, infiero un suicidio matutino… mas sin embargo, mis ojos  se estrellan contra la cercania del destartaldo carro publico al cual persigo, cuando el que me persigue me acerca a la realidad con su bocinazo. Entonces pierdo de vista las secuencias de bailes del morenito, sus pies descalzos danzan sobre el pasillo del puente y sigue su ruta hacia ningun sitio. Se va corriendo a mil, ahi va el loco, el locooo. Aquel loquillo me recuerda a Prometeo y su afan de libertad, sus ansias de no tener ataduras. Acaso sabe donde esta? Las nubes amenzan con su llanto. Ojala que llueva de nuevo y se lleve a estos locos. Es un manicomio . Aunque tengo buenos amigos, algunos estan tambien locos. Ozama es un rio que camina hacia el mar.  A la derecha, aquello es un desfile de estatuas, los carros, las guaguas y camiones parecen una procesion de hormigas, fijos en el tiempo, inmoviles pasajeros requeridos por el sistema productivo. En el interior de mi vehiculo, una voz trata de que me escape, que me salga de esta historia, haciendome creerme que soy el unico normal, el unico que no asimila la locura citadina, que debo seguir viviendo, seguir pensando que la vida cambiara. Trato de escapar, de hacerme el loco, de darme cuenta de que llegare tarde… aun asi trato de salirme de esta historia, de esfumarme y saltar al rio, abrazar a Penelope en la caida, compartir antes de perder, seguir soñando, seguir pensando, seguir luchando contra la locura, prestarle una ilusion; ahora mi mente no entiende… y regreso al auto, a esta historia y no me borro, insisto y en unos metros, en la proxima esquina veo a una persona normal, el alimentador de palomas, cada dia bajan desde el cielo, desde los alambres de electricidad, a buscar su esperanza, su trigo, su razon de ser. Rebotan las pepitas de maiz, es un  festival de alas blanquinegras, de fruto amarillo y de patas rojas. La radio me devuelve a la realidad y al mirar a los ojos de aquel hombre viendome, viendole en acciones bondadosas, me saluda con la izquierda y usboza una sonrisa, en ese instante, la cancion me recuerda que en el mundo hay personas grises y que hay otros, muchos otros, que no paran de brillar.loco-en-manicomio-sonidos-rsma-impresionante-ponte-auriculares

Anuncios

Creador de mundos imperecederos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: