Ahora tengo la palabra perfumada,

hay una lluvia dulce sobre bosques de Quisqueya

y una selva virgen bajo el viento…

Ahora, creo verbos y fonemas

y una prosa amarga cada tarde

para escribir la brisa en tonos de silencios.

Ahora de letras, de signos y de aves que se duermen

sobre el hilo de la tarde mientras suenan causes,

rios de palabras y de sueños.

Hay un bostezo enorme y sin silencios

una bocanada de improperios.

Raices de humanos que no sueñan

y cantos de mudeces y de sombras.

Ahora no hay perfumes, ni aromas ni esencias…

solo este ocre olor a tu presencia.

Anuncios

Creador de mundos imperecederos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: