Ahora soy casi

un ósculo del infierno

amante de Serrat,

un antiaverno.

Soy el minuto

del desconocido,

un anticupido.

Un guerrillero

de cuerpos,

asesino mordaz

de labios y silencios.

 

En mi ocasión

insana

hay un estallido,

un provocado

desdén un anti reino.

 

Venzo

el miedo inmenso

no muero en ti

sino

en el antiverso.

Anuncios

Creador de mundos imperecederos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: