Te amo en el recuerdo

Carlos Banks

mami

Te amo por mil años.

Siempre te amo mas.

Ahora mas, quizas por que te fuiste.

Despido de alboradas y de esta alma triste.

Un tiempo largo hace

soy Ave sin alpiste.

Ya no hay mas abriles

ni de origamis flores

Si queda el beso tibio

tu abrazo, tus amores

el sorbo de tu aroma

ahuyenta los temores.

Te amo miles de años mas,

aun cuando tus manos tibias

no me toquen jamas .

Me queda el breve cielo

para llegar alla

me queda tu ternura

un trozo de tu pan..

me queda esta tormenta

que intento despejar,

Sin miedo hacia tu encuentro

despliego esta verdad:

me muero por tu ausencia

te espero en soledad!

Y en este latir puro

el dia se hace oscuro

destinos inseguros

de un alma en soledad!

aun despues de todo,

Te amo, oye Mama

Aun en la desdicha

de que no estés jamás

te amo en el recuerdo

Ver la entrada original 59 palabras más

Dulzura antitristeza

Carlos Banks

IMG_20170414_201327

Me basta que me oigas

y que mis ojos crean,

que te escuché en la lluvia,

ternura en la tormenta,

que vengas cada abril,

recuerdos que no mueran,

Me basta imaginarte

dulzura antitristeza…

Que me traigas gaviotas

y volemos sin pereza,

hacia la mar en calma,

orillas de belleza

y bailemos con los peces

aquella danza eterna.

Vayamos de la mano

fugaces en la arena..

Una arena tibia

Destino de tus huellas

y acaso

algun Serrat,

tu voz en primavera.

Que vengas,

Si, que vengas…

Que vuelvas a ser tierra,

Que siembres en mi mente

Mil sueños y quimeras

Y un dia te me quedes,

como la vez primera,

y escuches ya mi voz

en forma de poemas

y sepas de estas letras,

mis cantos, mis fonemas

y no quieras regresar

al llanto ni a la niebla.

Que sigas siendo el pan

mi trigo, mi colmena

que seas mi resguardo

Ver la entrada original 63 palabras más

Eterna

Inolvidable Madre

Carlos Banks

imagesYLAQ806W.jpg

Vas quemando cuando nace el sol,

alma que se enreda en el despertar.

Pregunto a la respuesta

si la que estoy pensando serás.

Que delito es la torpeza

de seguir pensandote?

Si despues de ti no hay nada,

que importa tu tormenta

en mis venas

mojandose?

ni la ausencia de primaveras en enero

que importa si no alzo este vuelo?

que importa la vida desde cero?

o la mar secandose a la orilla,

de tu eternidad?

Es mi boca confesando

que sueña de noche

tus llantos,

tus ojos de miel

voy buscando,

tu luz tan distante

no alcanzo…

Que importa

si oscura

la noche promete

ausencias de ti

de no verte

Tu aroma de trigo caliente

mirada y ternura ferviente

siguen aqui…

por la eternidad.

Si  este fuera

el ultimo dia de la vida

que importa la ironia?

si eres eternamente mia

y siempre

lo seras.

Ver la entrada original

Polvos, oxidos..suicidios/

Imagen relacionada

Saludos mis lectores.

Les comparto que estoy publicando en la interesante pagina de SKRIBAID (https://www.skribaid.com), en ella puedes competir en sus torneos publicando textos ineditos y ademas, reciben colaboraciones… Interesante, no es asi? Animate y dale clic a su link y dejate llevar por la magia de la literatura. Aqui esta el link de mi poema en su pagina

https://www.skribaid.com/foro/relatos/un-polvo-que-se-oxida-en-el-suelo

Huracanado olor

Transito uniforme de miradas y silencios. El horizonte se desdobla en los pliegues de tus muslos y una tranquilidad domina al silencio. La vida decide tempestades y una vorágine de recuerdos nubla al firmamento de tu centro y caen dos gotas, breves furtivas, describiendo placeres inauditos lluvias intensas huracanados olores de tu […]

a través de Huracanado olor — Carlos Banks @ Buda Panda Cafe

Bailando Despedidas

Mujer-con-jaula-liberando-pajaros.png

Bailando Despedidas

Te soñé en la lluvia:

eras gota

en trayectoria

hacia mis labios.

 

Eras

como una limpieza de enredos

de rupturas y misterios.

 

Te soñé en la lluvia

indetenida,

y una aridez de retinas

empezó sobre mi ojo izquierdo

a pesar de

la llovizna.

Te soñé liquida

voraz de enigmas

de llegadas,

de afanes

y mentiras.

Te soñé

hacia otras partes.

 

Te soñé

Repleta y

vacía de amor mío,

danzando en el silencio

de mis ojos

y en mi rito.

 

Te soñé

distancia,

mentira de promesas,

eras lluvia atestada

de amor

y sin permiso.

 

Te soñé

danzando

y tus ojos cerrados bailando

despedidas.

La nada en pedazos

Resultado de imagen para pedazos

Cuando lo eras todo

y no me queda nada,

ni tus pasos alados,

la ternura apagada,

ni tu risa de océano,

ni la luz en miradas,

como cuando llegas

a la orilla esperada.

Cuando me eras grandeza

una flor perfumada…

Y me eras fuego enorme,

fogata inacabada …

Cuando lo eras todo

y eras alimento,

pan caliente en trozos

y pedazos de viento.

Lo eras todo,Todo,

todo lo que pienso.

Eras tierra y fruto

y célula y sustento.

Presencia en piel hermosa

de seda y firmamento,

cuando me eras latido,

letra y pensamiento,

vocablo necesario,

rima por momentos.

Savia recurrente,

fruto y  lo que siento.

De repente,

solo hay pedacitos

de nada.

Porque el arco iris

se quebró cuando llegaste al cielo

y solo quedo el purpura,

el blanco junto al negro.

Luto maldito

que destroza el alma.

Pedacitos de nada,

burbujas que titilan en los ojos

flotando apagadas

y un cansado desdén,

sin tus huellas,

y un caminar infortuito.

Nada, nada, nada.

pedazos de silencio,

trozos de átomos.

Esencia de ti que se esfuma

en la bocanada de un cigarrillo.

Origen: La nada en pedazos

Taller internacional de escritura narrativa

Maneja-Windows-teclado-velocidad_clip_image002

Tomado de

http://www.escrituranarrativa.org/inicio.html

Lo importante es usted:

Nosotros simplemente lo sumergimos en los diversos aspectos del arte de la escritura, le proporcionamos las técnicas literarias, la motivación para la práctica constante, y la guía especializada para realizar a plenitud su vocación de escritor, en un taller que se adapta por completo a su disposición de tiempo y sin importar el lugar del mundo en que se encuentre.

Al ser personalizado usted decide cuando iniciar el taller o cuando realizar pausas.​

Como inscribirse:

Le sugerimos leer la información contenida en esta web, en especial en las secciones plan de estudiosmetodología, y costo. Para iniciar el taller puede hacer el pago en la sección pagos. Si tiene alguna duda háganoslo saber mediante el formulario de contacto o escríbanos al correo: info@escrituranarrativa.org

Nuestra revista virtual

Donde publicamos los cuentos de los alumnos del taller.  Más…

Consejos y ejercicios

Visita nuestro facebook y sé miembro de la más grande comunidad de escritores del mundo hispano hablante.  Más…

“Flores para Algernon”

Resultado de imagen para flores

“Flores para Algernon” (1959), Daniel Keyes

“Hubiera querido desearle buenas noches con un beso. Ya antes había sentido deseos de hacerlo. ¿Acaso una mujer no espera que uno la bese? En las novelas que he leído y en las películas que he visto es el hombre quién toma la iniciativa. (…) Los libros no ayudan mucho”.

Los mejores 42 cuentos de literatura latinoamericana que puedes leer gratis

Escribir es la mejor paga para el alma, pero no para el cuerpo. Aquí en Latinoamérica el hambre y la tortura es visceral e incompasiva. Lo sé porque conozco la vida de algunos grandes de la literatura que sufrieron una serie infortunios por dedicarse a la prosa. Por ejemplo, Horacio Quiroga fundó un laboratorio literario con el fin experimentar nuevos estilos y estructuras literarias. Él y sus colegas fueron criticados y rebajados como escritores. Un día su amigo Federico Ferrando recibió malas críticas del periodista montevideano Germán Papini Zas y lo retó a un duelo. Quiroga preocupado por Ferrando, se ofreció a revisar y limpiar el revólver que iba a ser utilizado en la disputa. Inesperadamente, mientras inspeccionaba el arma, se le escapó un tiro que impactó en la boca de Federico, matándolo instantáneamente.

Quiroga padeció la muerte de un ser querido por defender su labor literaria. Se ahogó en la agonía y a su vez encontró la inspiración para sus siguientes obras. El ejemplo demuestra que el aliciente en Latinoamérica surge de enfrentar un infortunio. Hay muchos otros casos que podría contar para confirmar la premisa pero mejor que los mismos autores lo digan a través de su obra.
Los siguientes textos varían en estilos, temáticas y sentimientos. Forman parte de nuestro pasado y de lo que somos como sociedad, como latinoamericanos.

“Macario” de Juan Rulfo

“Felipa es muy buena conmigo. Por eso la quiero… La leche de Felipa es dulce como las flores del obelisco. Ahora ya hace mucho tiempo que no me da a chupar de los bultos esos que ella tiene donde tenemos solamente las costillas, y de donde le sale, sabiendo sacarla, una leche mejor que la que nos da mi madrina en el almuerzo de los domingos…”.

cuentos de literatura latinoamericana

“Grafitti” de Julio Cortázar

“Cuando el otro apareció a lado del tuyo casi tuviste miedo, de golpe el peligro se volvía doble, alguien se animaba como vos a divertirse al borde de la cárcel o algo peor, y ese alguien como si fuera poco era una mujer”.

“El caso de los viejitos voladores” de Adolfo Bioy Casares

“Detrás de tan misterioso tráfico aéreo, ¿no habría una organización para el robo y la venta de órganos de viejos? Parece increíble, pero también es increíble que exista para el robo y la venta de órganos de jóvenes. ¿Los órganos de los jóvenes resultan más atractivos, más convenientes?”.

“El huésped” de Amparo Dávila

“No pude reprimir un grito de horror, cuando lo vi por primera vez. Era lúgubre, siniestro. Con grandes ojos amarillentos, casi redondos y sin parpadeo, que parecían penetrar a través de las cosas y de las personas”.

“Algo muy grave a suceder en este pueblo” de Gabriel García Márquez

“El carnicero en media hora agota la carne, mata otra vaca, se vende toda y se va esparciendo el rumor. Llega el momento en que todo el mundo, en el pueblo, está esperando que pase algo”.

cuentos de literatura latinoamericana

“Compensaciones” de Mario Benedetti

“Se despertó a las seis, sin embargo, la cabeza horriblemente pesada. Ya no podía llegar a la reunión, qué joda, así que se duchó y se afeitó. Cuando abrió el ropero, se encontró con que allí no estaban ni los vaqueros, ni la polera, ni el bolso. Ya era tarde. Imposible avisar a nadie. Sencillamente: el desastre”.

“El principio del placer” de José Emilio Pacheco

Y sin saber que ya era de noche, ya estábamos rodando por la arena sin dejar de besarnos, le metía la mano por debajo de la blusa, le acariciaba las y piernas y estuve a punto de quitarle la falda”.

“La biblioteca de Babel” de Jorge Luis Borges

“El universo (que otros llaman la Biblioteca) se componte de un número indefinido, y tal vez infinito, de galerías hexagonales, con vastos pozos de ventilación en el medio, cercados por barandas bajísimas. Como todos los hombres de la Biblioteca, he viajado en mi juventud; he peregrinado en busca de un libro, acaso del catálogo de catálogos; ahora que mis ojos casi no pueden descifrar lo que escribo, me preparo a morir a unas pocas leguas del hexágono en que nací”.

“El muerto en el mar de Urca” de Clarice Lispector

“Sólo se debe morir de muerte natural, nunca por accidente, nunca por ahogo en el mar. Yo pido protección para los míos, que son muchos. Y la protección, estoy segura, vendrá”.

cuentos de literatura latinoamericana

“El muro” de Eraclio Zepeda

“Al principio fue sólo una sensación. Pero al paso de las horas, la fabrica de aquella resuelta pared progresaba a ritmo franco. El más pequeño ademán de él o la más simple inflexión en la voz de ella colaboraban, eficazmente en su erección”.

‘Alta costura’ de Beatriz Espejo

“Se escucharon las primeras notas de una sonata de Bach. Desde sus telones la bailarina surgió con una vela entre los dedos, el cabello suelto teñido de púrpura, descalza, cubierta por una toga blanca. Nadie supo cómo avanzó hasta el punto donde se hallaba, metida en su música escuchándola con unción, para sí misma, ajena a sus invitados, al mundo tangible y cotidiano”.

“La casa nueva” de Silvia Molina


“Claro que no creo en la suerte, mamá. Ya está usted como mi papá. No me diga que fue un soñador; era un enfermo —con el perdón de usted. ¿Qué otra cosa? Para mí, la fortuna está ahí o, de plano, no está”.

“La culpa es de los tlaxcaltecas” de Elena Garro

“Nacha oyó que llamaban  a la puerta de la cocina y se quedó quieta. Cuando volvieron a insistir abrió con sigilo y miró la noche. La señora Laura apareció […] llevaba el traje blanco, quemado y sucio de tierra y sangre”.

cuentos de literatura latinoamericana

‘”Dos palabras” de Isabel Allende

Su oficio era vender palabras. Por cinco centavos entregaba versos de memoria, por siete mejoraba la calidad de los sueños, por nueve escribía cartas de enamorados, por doce inventaba insultos para enemigos irreconciliables. También vendía cuentos, pero no eran cuentos de fantasía, sino largas historias verdaderas que recitaba de corrido sin saltarse nada”.

“Yo la maté” de Óscar de la Borbolla

“La vergüenza anticipada, el temor a la deshonra, mi creencia en la virginidad senil me obligaron a matarla […] Hoy por fin, gracia a este cuento, puedo exhibir los detalles de mi primer crimen pasional sin tener que sufrir las consecuencias”.

“EL cambiazo” de Mario Benedetti

“Me las van a pagar todas juntas. No importa que, justo ahora, cuando voy a firmar la decimoctava orden de arresto, se me rompa el bolígrafo. Me cago en la putísima”.

“Más allá” de Horacio Quiroga

“Ignoro lo que nos espera más allá. Pero si nuestro amor fue un día capaz de elevarse sobre nuestros cuerpos envenenados, y logró vivir tres meses en la alucinación de un idilio, tal vez ellos, urna primitiva y esencial de ese amor, hayan resistido a las contingencias vulgares, y nos aguarden”.

cuentos de literatura latinoamericana

“Dios en la Tierra” de José Revueltas

“Los hombres entraban en sus casas con un delirio de eternidad, para no salir ya nunca y tras de las puertas aglomeraban impenetrables cantidades de odio seco, sin saliva, donde no cabían ni un alfiler ni un gemido”.

“Enigmas sueltos” de Jorge F. Hernández

“Es probable que en pocas horas vengan por mí. No queda tiempo para llamar a nadie ni intentar la huida. Si acaso, probaré un recurso al final de estas páginas y se me ocurre aprovechar su espacio para dejar constancia de las revelaciones por las que se me persigue”.

“Los zapatos de la princesa” de Guillermo Samperio

“Tengo un deseo inconfesado, lo guardo en el fondo de mi pierna derecha desde el 22 de febrero de 1974, de vez en cuando se escuchan ruidos en el sótano de esa pierna”.

“Una mujer amaestrada” de Juan José Arreola

“Evidentemente, nadie podría negarle el mérito de haber amaestrado a la mujer; pero nadie tampoco podría atenuar la idea de su propia vileza”.

cuentos de literatura latinoamericana

Cuento de los hermanos Pinzones”  de Jorge Ibargüengoitia

“Memo le dio la vuelta al mundo y regresó a México igual de feroz, igual de abusivo y sintiéndose desgraciado, pero famoso por haber sido el niño ganador del premio “La Vuelta al Mundo de un Estidante”.

“El hombre muerto” Horaco Quiroga

“Echó una mirada de reojo a la empuñadura del machete, húmeda aún del sudor de su mano. Apreció mentalmente la extensión y la trayectoria del machete dentro de su vientre, y adquirió fría, matemática e inexorable, la seguridad de que acababa de llegar al término de su existencia”.

“La tumba india” de José de la Colina

“Dio la casualidad de que en ese momento entró en el café, convirtiéndose inmediatamente en un imán para la mirada de todos los presentes, una señora treintañera, de belleza deslumbrante, que caminaba como envuelta en pura música, cimbrándose el alto y esbelto cuerpo como una elástica lanza”.

“El recado” de Elena Poniatowska

“Me has dado un tal respeto de ti mismo… Quizá ahora que me vaya, sólo pase a pedirle a la vecina que te dé el recado: que te diga que vine”.

cuentos de literatura latinoamericana

“Eso que se diluye en los espejos” de Jorge F. Hernández

“Mejor entrégate, deja estas páginas que sólo han servido para intentar reflejarte. Deja de leer; quema, guarda o, mejor aún, regala estas líneas. Apresúrate, después de todo, sabes que sólo entregándote completas las letras que hacen de este reflejo el crimen perfecto”.

“Luvina” de Juan Rulfo

“Porque en Luvina sólo viven los puros viejos y los que todavía no han nacido, como quien dice… Y mujeres sin fuerzas, casi trabadas de tan flacas. Los niños que han nacido allí se han ido… “.

“La forma de la espada” de Jorge Luis Borges

“¿No ve que llevo escrita en la cara la marca de mi infamia? Le he narrado la historia de este modo para que usted la oyera hasta el fin. Yo he denunciado al hombre que me amparó: yo soy Vincent Moon. Ahora desprécieme”.

“El ojo silva” de Roberto Bolaños.

“Lo que son las cosas, Mauricio Silva, llamado el Ojo, siempre intentó escapar de la violencia aun a riesgo de ser considerado un cobarde, pero de la violencia, de la verdadera violencia, no se puede escapar, al menos no nosotros, los nacidos en Latinoamérica en la década del cincuenta, los que rondábamos los veinte años cuando murió Salvador Allende”.

cuentos de literatura latinoamericana

“Punto y coma” de Mónica Lavín

“Sedúceme con tus comas, con tus caricias espaciadas, tu aliento respirable y tus atrevimientos continuos; colócame el punto y coma para cambiar las caricias por largos besos y frases susurradas boca a boca”.

“El cerdito” de Juan Carlos Onetti

“Mientras lavaba la loza en la cocina oyó el coro de risas, las apagadas voces del secreteo y luego el silencio. Alguno caminó furtivo y ella no pudo oír el ruido sordo del hierro en la cabeza. Ya no oyó nada más, bamboleó el cuerpo y luego quedó quieta en el suelo de su cocina”.



El Héroe” de Julio Torri

“Maté al pobre dragón de modo alevoso que no debe ni recordarse. El inofensivo monstruo vivía pacíficamente y no hizo mal a nadie. Hasta pagaba sus contribuciones, y llegó en inocente simplicidad a depositar su voto en las ánforas, durante las últimas elecciones generales”.

Para objetos solamente” de Mario Benedetti

“El tercer y último objeto es un trozo de papel color crema, algo así como la mitad de una hoja de carta que alguien hubiera partido en dos, escrito con una letra menuda y muy pareja, de curvas suaves y con los puntos de las jotas y las íes muy por encima de su ubicación clásica”.

cuentos de literatura latinoamericana

“La noche boca arriba” de Julio Cortázar

“Lo que más lo torturaba era el olor, como si aun en la absoluta aceptación del sueño algo se revelara contra eso que no era habitual, que hasta entonces no había participado del juego. «Huele a guerra», pensó”.

La mula en la Noria” de Ethel Krauze

“Definitivamente es mejor ser hombre. Ellos te llegan, ellos tienen el poder de llamarte por teléfono cuando deseen y de mandarte al caño cuando se fatigan. Y ellos tienen además, el pequeñito pero seguro, goce de su eyaculación, la libertad de ser siempre lo que son”.

“Cabecita blanca” de Rosario Castellanos

“Pero Luisito no daba su brazo a torcer ni decidiéndose a casarse (que ya era hora, ya se pasaba de tueste) ni volviendo a casa de su madre (que lo hubiera recibido con los brazos abiertos) ni pidiendo una ayuda que la señora Justina le hubiera dado con tanto gusto”.

cuentos de literatura latinoamericana

“El gato” de Juan García Ponce

“Después, cuando los dos yacían uno al lado del otro, con las piernas entrelazadas todavía y envueltos en el olor mezclado de sus cuerpos, ella le preguntó, como si de pronto recordara algo que venía de mucho más atrás, si en algún momento había metido a la casa al gato que había estado maullando afuera”.

“El anillo” de Elena Garro

“Siempre fuimos pobres, señor, y siempre fuimos desgraciados, pero no tanto como ahora en que la congoja campea por mis cuartos y corrales. Ya sé que el mal se presenta en cualquier tiempo y que toma cualquier forma, pero nunca pensé que tomara la forma de un anillo”.

“La loca y el relato del crimen” de Ricardo Piglia

“Gordo, difuso, melancólico, el traje de filafil verde nilo flotándole en el cuerpo, Almada salió ensayando un aire de secreta euforia para tratar de borrar su abatimiento”.

“El dinosaurio” de Augusto Monterroso

“Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”.

cuentos de literatura latinoamericana

La selección de los cuentos es una decisión personal. No soy crítico ni tampoco un erudito en el mundo de las letras, soy un simple lector apasionado. Si ustedes han leído un mejor texto que merece un lugar aquí, siéntanse libres de expresarlo. La maravillas de las letras es que pueden ser reescritas.
Si quieres más relatos breves puedes consultar los artículos: “5 cuentos que revivirán tu pasado indígena” y “17 cuentos de Juan Rulfo para leer en línea“.

50 cuentos que debes leer para ser un experto en literatura

Tomado de Cultura Colectiva

https://culturacolectiva.com/letras/cuentos-basicos-del-mundo-que-debes-leer/

–¿Olvida usted algo?

–¡Ojalá!

—”El emigrante”

Acabas de leer un cuento. El autor, es Luis Felipe Lomelí, un escritor de microrrelatos que, en 2005, creo “El emigrante” y lo convirtió en el cuento más breve en lengua castellana.

¿Por qué es un cuento? Porque en prosa hace una narración breve de ficción… esa es una de las definiciones de cuento según la RAE.

Sabemos que amas los cuentos —quizá no tan breves— y por eso te presentamos 50 de ellos que debes leer para ser un experto en literatura. Todos ellos están divididos según el continente del que han surgido y, aunque no todos son clásicos, te darán una amplia perspectiva de la creación literaria desde todas las latitudes humanas.

*

Europa

1. “La nariz”, Nicolai Gogol

Rusia

2. “Un marido sin vocación”, Enrique Jardiel Poncela

España

Este es un cuento particularmente especial, pues en todo él, no se usa la letra “e”. El retrato de una boda que termina en un final que nadie sospecha.

3. “El gigante egoísta”, Óscar Wilde

Londres

4. “El destino de un hombre”, Mijail Sholojov

Rusia

5. “El día no restituido” Giovanni Papini

Italia

6 . “Bola de sebo”, Guy de Maupassant

Francia

 El escenario de este cuento es Francia, durante la invasión franco-prusiana. Se trata de un relato irónico que habla de una sociedad hipócrita y con doble moral: la sociedad francesa de entonces. Es importante mencionar que “Bola de sebo” es una prostituta que da muestras de patriotismo, a diferencia de la clase burguesa.

7. “La capa”, Dino Buzzati

Italia

8. “La tempestad de nieve”, Alexander Pushkin

Rusia

9. “Los muertos”, James Joyce

Irlanda

11. “Prischepa”, Isaac Babel

Ucrania

*

América

12. “Algunas peculiaridades de los ojos”, Philip K. Dick

Estados Unidos

13. “Parábola del trueque”, Juan José Arreola

México

14. “Funes el memorioso”, Jorge Luis Borges

Argentina

La memoria de un joven después de sufrir un accidente se vuelve rotundamente peligrosa; lo recuerda absolutamente todo. Como siempre, Borges logra penetrar en inquisiciones filosóficas sobre la epistemología y la ontología.

15. “Macario”, Juan Rulfo

México

16. “Un día perfecto para el pez plátano” , J.D. Salinger

Estados Unidos

Publicado por The New Yorker en 1949, trata sobre un suicidio pero, más que eso, sobre los horrores que la guerra trajo consigo. Refleja cómo las secuelas de este tipo de eventos quedan enclavadas en la memoria y el espíritu de quien la vive.

17. “La primera nevada”, Julio Ramón Ribeyro

Perú

18. “A la deriva” Horacio Quiroga

Uruguay

19. “Una rosa para Emilia”, William Faulkner

Estados Unidos

20. “Corazones solitarios”, Rubem Fonseca

Brasil

*

Asia

21. “Los dos monjes y la hermosa muchacha”, Anónimo

Japón

Se trata de una breve pero hermosa lección de lo que implica la serenidad de espíritu tan importante para los monjes budistas.

22. “Yuriko” – Yasunari Kawabata

Japón

23. “La bolsa repleta de cuentos”, Anónimo

Camboya

¿Cómo sería si los libros pudieran hablar? ¿Qué es lo que se dirían entre ellos? Este cuento abre la imaginación hacia un mundo posible donde estas obras toman vida propia y se preparan para una venganza.

24. “Un abrazo”, Yasunari Kawabata

Japón

25. “Primavera en una pequeña ciudad”, Xiao Hong

China

26. “El héroe”, Rabindranath T. Tagore

India

27. “Sinking”, Yu Dafu

China

28. “Patriotismo”, Yukio Mishima

Japón

29. “Momotaro”, Anónimo

País desconocido

30. “Diario de un loco”, Lu xun

China

*

África

31. “La historia de los dos hermanos”, Anónimo

Egipto

32. “Mercado nocturno”, Molara Wood’s

Nigeria

33. “Historia de Rabotity”, Anónimo

País desconocido

Se trata de un relato en especie de cadena. Una cosa lleva a otra hasta que lleva a un final trascendental, todo, tras la caída de Rabotity de un árbol.

34. “La leyenda de Osiris”, Anónimo

Egipto

35. “Ntyi, vencedor de la serpiente”, Anónimo

Camerún

36. “Sometime Before Maulidi”, Ndinda Kioko

Kenya

37. “Strange Fruit”, Monica Arac de Nyeko

Uganda

38. “Two Fragments of Love”, Eileen Almeida Barbosa

Cabo Verde

Es una historia sobre ruptura, «la falla sísmica que cruza el corazón en dos fragmentos separados: uno es un espejo del otro; una pieza del pasado y la otra una pieza del futuro como vivida en el presente; uno de esperanza perdida, el otro de esperanza recuperada; uno de mirar hacia afuera, el otro de mirar dentro»

39. “The Worst Thing That Happened”, Igoni Barrett,

 Nigeria

40. “Aua, la huerfanita”, Anónimo

 País desconocido

*

Oceanía

41.”Tres piezas incómodas”, Patrick White

Australia

42. “Veneno”, Katherine Mansfield

Nueva Zelanda

Una aparente historia de amor se transforma poco a poco hasta concluir en el final más inesperado. Aunque corto, este cuento nos lleva a explorar las relaciones de pareja y lo siniestro que hay en ellas.

43. “Kiss on the Lips, Katharine Susannah Prichard”

Australia

44. “El resto es el peso”, Jennifer Mills

Australia

45. “Las aventuras de Cuffy Mahony”, Henry Handel Richardson

Australia

46. “Hacia la medianoche”, David Malouf

Australia

47. “La historia del hombre gordo”, Peter Carey

Australia

Un hombre obeso y grosero se enfrenta casi por accidente con una reflexión sobre su vida y lo que significa estar pasado de peso. El enfoque es interesante, pues lo hace desde una perspectiva social y política.

48. “Potch and Colour”, Katharine Susannah Prichard

Australia

49. “Harvest Bay”, Karen Attard

Australia

50, “War Crimes’, Peter Philip Carey

Cortos o largos, antología o apartados. Todos los cuentos son una manera de encontrarnos por el mundo y dejarnos que nos encuentre. Cada uno de ellos nos regala una singular manera de ver la vida y las pequeñas historias con las que se teje toda nuestra realidad.

**

Si quieres leer más, no puedes perderte estos 7 cuentos que son mejores que cualquier novela y si aún tienes tiempo, descubre los mejores 42 cuentos de literatura latinoamericana que puedes leer gratis.

Ovula y crea

Comienza el día cero.

Carlos Banks

imagespl057tsb

Me obliga la cancion a matarla tiernamente, azotarla con versos entre los ojos, el cafe, en cambio me humea los mios, es un Dia Cero, incontinuo, eterno, infinito. No veo nada. No recuerdo nada. Mis necesidades son innecesarias. Es verdad o mentira? Como llegué a esta vida? Estoy perdido.. deje algo atras? Es un camino largo, largo. Pasos cortos, diminuta presencia del ser. Hay personas extrañas, a mi lado, que no lloran, tienen amnesia, sin sensaciones ni ansiedad.

Es un camino largo hacia la nada o el todo, geografia extensa de pieles y cuerpos a quien debo amar, no quiero. Invento huellas, pasos sobre cenizas del ayer. Cuando sera el dia Uno? Alguien sopla cenizas del ayer, rompe costillas, crea seres desde mia la vida, mas no lo atisbo… siento una herida que no sangra en el vientre. Sera el dia sexto, acaso el ultimo? No se de numeros, por eso no…

Ver la entrada original 540 palabras más

Abuela Aurora

abuela

Instantes sin verme

en tus ojos azules,

sin tocar en tus labios

la mas bella risa.

Solo ansio,

esta noche,

me traiga la brisa,

tu bello recuerdo,

tus pasos sin prisa.

Ya no hay esperanza

de sentir tu abrazo

tus lentos latidos

de paz y remanso.

Si llega

la noche

intento el descanso,

y

una imagen tuya

me llevo a los brazos,

Abuela querida

razon de mis pasos.

Aurora Valois

Fallecida el 21 agosto del 2006

El viaje del héroe

el-viaje-del-heroe-1020x445.png

Hace poco hablábamos de la existencia de patrones en las obras literarias y de cómo conocerlos puede ayudarte a mejorar tu escritura. Uno de esos patrones es el denominado «El viaje del héroe», un esquema que el mitógrafo Joseph Campbell identifico por primera vez en 1949 en su libro El héroe de las mil caras.

Es probable que ya hayas oído hablar del viaje del héroe. Y sin duda has leído más de un libro (y visto más de una película) que se corresponde con este patrón.

Es un patrón sencillo y muy efectivo si te gusta escribir historias épicas, de fantasía y ciencia ficción, aunque se puede aplicar con éxito a cualquier tipo de narrativa. Aunque sencillo, el viaje del héroe presenta complejidades, debido sobre todo a la cantidad de elementos que los componen y que vamos a ver enseguida.

Pero, ojo, porque este patrón, a pesar de los muchos elementos que lo forman, no deja de corresponderse también con la clásica estructura inicio-desarrollo-desenlace.

La estructura básica del viaje del héroe

El viaje del héroe se divide en tres partes:

Inicio: En el viaje del héroe el inicio se corresponde con la Partida. En esta parte se presenta a los personajes y se establece lo que Campbell denomina «mundo ordinario», es decir, las cosas en su estado “normal”. Al finalizar esta primera parte suele aparecer la llamada de la aventura, que actúa como elemento disruptor.

Desarrollo: En el viaje del héroe esta parte se corresponde con la Iniciación. El héroe cruza el umbral y se adentra en lo extraordinario. En esta parte aparecen nuevos personajes que van a intentar ayudar al héroe o bien impedirle que alcance su objetivo. Hablamos de las principales tipologías de estos personajes en este artículo, échale un ojo.

Desenalce: en el viaje del héroe el desenlace se corresponde con el Regreso. El protagonista vuelve al mundo ordinario, es decir, a una situación que puede no ser como la de partida, pero que supone el retorno del equilibrio. En el momento del desenlace puede que el protagonista no haya logrado su objetivo, sin embargo sí que debe haber completado su evolución.

Al hablar de «mundo ordinario» y de «mundos extraordinarios» tal vez sientas que este patrón solo encaja con narraciones de género fantástico. Nada más lejos de la realidad. Este esquema puede corresponderse, por ejemplo, con un viaje interior del protagonista en una trama de pensamiento. También es ideal para una bildungsroman, una novela de aprendizaje. Tú decides a qué tipo de argumento aplicarlo.

Las doce etapas del viaje del héroe

Como todo viaje, el viaje del héroe se divide en etapas. Concretamente en doce etapas.
Cada una de ellas se corresponde con un estadio diferente y, en conjunto, llevan la acción hacia su final y permiten que el protagonista complete su arco dramático.

Vamos a verlas.

El mundo ordinario

La historia comienza presentado cómo son las cosas antes de que se aparezca el conflicto que lo va a cambiar todo. Este es el momento de que presentes a tu protagonista y su día a día para que luego el lector pueda apreciar todo lo que el personaje deja atrás cuando recibe la llamada de la aventura.

La llamada de la aventura

Aquí entra el elemento disruptor que lo va a alterar todo. Al héroe se le presenta un conflicto o la necesidad de conseguir un objetivo. No tiene por qué ser algo excesivamente dramático, puede ser algo sutil, pero a partir de aquí ya nada volverá a ser lo mismo.

Rechazo de la llamada

Al principio, el protagonista no está dispuesto a emprender el viaje. Nadie quiere abandonar su zona de confort, aquello que conoce y donde se siente seguro. El héroe rechaza la llamada de la aventura.

Encuentro con el maestro

Hablamos de este personaje aquí. El maestro actúa como catalizador y empuja la historia hacia adelante al convencer al protagonista de la necesidad de aceptar el reto que la llamada a la aventura le ha planteado. En ocasiones el maestro entrega al héroe los conocimientos o herramientas que este necesita para emprender la marcha y abandonar el mundo ordinario. Ya preparado, el protagonista cruza el umbral.

Cruce del primer umbral

Tras el encuentro con el maestro, el protagonista se enfrenta al primer obstáculo que el conflicto que hizo su aparición en el mundo ordinario le plantea. Enfrentarse a este obstáculo, incluso aunque no lo supere, supone para el héroe cruzar un umbral. A partir de aquí ya no hay vuelta atrás, los acontecimientos se suceden y comienza el desarrollo.

Pruebas, aliados y enemigos

Las pruebas y obstáculos que el protagonista debe superar a lo largo del desarrollo se suceden. Algunos de estos obstáculos están encarnados por personajes, son los enemigos. Y para superar los diferentes retos, el héroe busca la ayuda de otros personajes, son los aliados.

Acercamiento

Todas las pruebas que el héroe afronta sirven para prepararle para un reto decisivo al que tendrá que enfrentarse. Esto no significa que el protagonista tenga que superar cada reto que se le presenta, puede fracasar; pero incluso cuando fracasa estará aprendiendo algo útil sobre sí mismo o sobre sus enemigos que le ayudará cuando llegue el momento decisivo.

Prueba suprema

Estamos en la mitad de la historia y este es el momento del clímax. El héroe se enfrenta al mayor reto de todos, aquel para el que (tal vez sin saberlo) se ha estado preparando a lo largo de toda la narración. Ahora el protagonista echa mano de todos sus recursos y se juega el todo por el todo. De nuevo es como si cruzase un umbral.

Recompensa

El protagonista se ha enfrentado a la prueba suprema y es recompensado. Esto no significa que el héroe vence, que supera la prueba. La recompensa puede ser inmaterial, como por ejemplo tener una nueva habilidad, saberse más fuerte, haber estrechado lazos de amistad con otro personaje…

El camino de vuelta

Tras enfrentarse a la prueba suprema y obtener su recompensa (aunque sea inmaterial) el héroe emprende el regreso. Las aguas empiezan a volver a su cauce, pero todavía hay un último obstáculo que pone en riesgo la recompensa. El protagonista deberá luchar una última vez para no perder aquello que ha ganado.

La resurrección

Esta última lucha para conservar su recompensa es de nuevo una lucha a vida a muerte (aunque en según qué historias esta lucha será figurada). En este momento el viejo «yo» del protagonista (el que era antes de emprender el viaje) muere, el personaje se desprende por completo de él. El héroe sale de esta última prueba purificado, listo para emprender el regreso.

El retorno

El héroe cruza de nuevo el umbral que lo lleva de vuelta al mundo ordinario. Pero trae algo consigo: su recompensa y, por supuesto, su experiencia, que lo ha cambiado. Ahora sabe cosas sobre sí mismo que antes ignoraba, tiene nuevos amigos, se sabe más fuerte. De modo que, en realidad, el mundo ordinario tampoco es el mismo que era cuando la historia comenzó.

Una última advertencia si vas a usar el viaje del héroe

Sin duda la del viaje del héroe es una estructura que funciona. El problema es que funciona tan bien que ha sido usada en multitud de ocasiones. Tantas que puede llegar a considerarse un cliché.

Si vas a aplicarla a tu novela de aventuras o de fantasía, ten mucho cuidado. Debes ser muy original en tus planteamientos para darle un sabor nuevo al viaje del héroe.

Por otra parte, esta estructura puede dar un muy buen resultado si la aplicas a novelas con tramas de pensamiento o de personaje. Novelas donde el viaje del héroe es a través de sí mismo, donde la prueba suprema es una lucha interior y el elixir es superar algún miedo o creencia que hasta ese momento lo atenazaba.

Elijas el argumento que elijas vas a poder comprobar que escribir siguiendo esta estructura resulta sencillo y da muy buenos resultados.

 

Solo somos recuerdos…

o-ALZHEIMERS-facebook images0V60QH5I.jpg

Copyrighted.com Registered & Protected  CO8U-VRQQ-RQSS-9DUF
Solo somos recuerdos,

Llanto de infante al nacer

llanto de todos al morir.

Solo somos recuerdo

Vida vivida en

intervalo de tiempo finito,

pero solo eres recuerdo,

infinito segundo de memoria

ni un segundo mas

solo eres recuerdo,

ni uno menos.

Recuerdos, recuerdos.

Ni piensas ni actuas ni sientes.

Ahora solo eres recuerdo,

cuando la nada y tu

son lo mismo,

solo eres recuerdo.

Hoja caida

que nunca volvera al arbol.

Imagen de ideas y de sueños

de pasos de caracol.

Solo eres recuerdo.

Llluvia caida que no retorna a los cielos.

Horas desgranadas

anunciando que del

barro nada te separa,

solo hay guadañas,

guadañas,

soplo de minerales mudos.

Solo eres recuerdo.

Sonidos de silencios

de llantos y tristrezas

y de logros intensos.

Solo eres recuerdo.

Voz para segar

a ras la tierra,

soplido inaudible

de viento,

solo eres recuerdo.

Eres el ruido de

hojas calcinadas,

en la pregunta mia que no oyes

Solo seras recuerdo.

Aquella hojarasca marchita.

Solo eres recuerdo.

En la iglesia llena de calor

y de ancianos y de gemidos ajenos,

solo eres recuerdo,

almas purgando pecados

para cuando el sacerdote

pronuncie tu nombre

te recordemos,

solo seras recuerdo.

Cuando surjan los atardeceres

y tu caminar breve,

ya no tenga pasos…

seras cansado trino

de ave en el ocaso y

solo seras recuerdos.

Descarne de huesos y

vuelo de almas,

solo seras recuerdos,

bajo la ciega luz que se desploma,

en el caliz y en el vino

que el sacerdote toma

solo seras recuerdo.

Tarde de lluvia y de silencio

solo seras recuerdo.

Cuando llegas a la mente y

ardes en esta soledad del dia,

y mas alla de la tarde sublime

y en la quietud de la noche fria,

solo eres recuerdo.

Eres soplo, tal vez, tibio,

solo eres recuerdo.

Eres el aletazo de la soledad,

atomos distantes que vienen

y van…

Solo somos recuerdos.
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Carlos Banks (c) 2017

El vídeo del domingo: “Grandes amigos, grandes poetas II – Carlos Banks”

Alguien le puso voz a mi poema.

La inquieta Ana Centellas, desde España, tiene un interesante proyecto de poner voz a la poesia. (Origen: El vídeo del domingo: “Grandes amigos, grandes poetas II – Carlos Banks”)

Una de las grandes satisfacciones de la literatura es que nos conmueve el alma y ademas, nos permite crear vinculos en la distancia y en el tiempo. Nos permite abrevar del corazon de los escritores sus sentimientos, temores, ilusiones y esperanzas.

Y sobretodo, nos permite conectarnos.

No hay palabras para agradecer el hermoso gesto de la autora ANA CENTELLAS de poner voz a mis letras. Gracias Eternas.

Cuenta conmigo siempre!

Visita su blog

El vídeo del domingo: “Grandes amigos, grandes poetas II – Carlos Banks”

https://anacentellasg.wordpress.com/

Se queda dormida con ojos abiertos.

imagesE0B780U0.jpg

Lleva años sin sueño.

Se queda dormida

con ojos abiertos.

Espera furtiva de

sueños inquietos.

Solo hay pesadillas

un mar

de recuerdos.

Tormentos mezquinos

en ojos inquietos

de sobrias pupilas

repletas

de miedo.

Por eso no duerme

fugaz el intento.

No quiere recuerdos

no quiere recuerdos.

Se posa muy tierna

se acuesta en el suelo,

espera furtiva

reniega a morfeo.

Sus ojos dormidos

No quieren recuerdos.

Se queda dormida

con ojos abiertos.

 

Copyrighted.com Registered & Protected  CO8U-VRQQ-RQSS-9DUF

Carlos  Banks

Abierta la convocatoria para participar en los Premios Funglode/GFDD 2017

Origen: Abierta la convocatoria para participar en los Premios Funglode/GFDD 2017

(Santo Domingo, 07 de agosto de 2017).- La Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode) y la Global Foundation for Democracy and Development (GFDD) anuncian que está abierta la convocatoria para participar en la undécima edición de sus Premios, correspondiente al año 2017.

Los Premios Funglode/GFDD se otorgarán este año en las siguientes categorías:

Poesía: Premio Pedro Mir
Cuento: Juan Bosh
Periodismo: Premio Rafael Herrera
Documental: Max Pou

El último día para depositar los trabajos a concurso es el 7 de noviembre de 2017 antes de las 4:00 de la tarde en las oficinas de Funglode en Santo Domingo: Centro de Estudios de la Cultura de Funglode, calle Capitán Eugenio de Marchena #26, La Esperilla, Santo Domingo, República Dominicana. O en la oficina de GFDD en Nueva York: 780 Third Avenue, 19th floor, New York, NY 10017.

Puede consultar las bases aqui:
http://www.funglode.org/wp-content/uploads/2017/08/Bases-Premios-Funglode-GFDD-2017.pdf
Participa!

Aromas de mar y flores y vuelos eternos

 

Imagen relacionada

Amanecer de gotas breves

y escasas.

Pertinaz llovizna

que deshace las flores.

Derrame de petalos

entre la hojarasca,

entre el naranja y el rosado

hay un intenso verde que reniega.

Aquellas me hacen recordar

el amor de mi madre

por las rosas blancas.

En los escalones,

cientos de florecitas

se disponen al azar.

Algunas quieren formar

tu nombre.

Es un mar de petalos e ilusones.

Con unas avecillas

buscando alimento.

La esperanza de un nuevo dia,

que nos motiva

a regalar la bondad

de nuestros corazones.

Los colibries apuran el nectar

y emprenden su partida.

Despierta el dia,

caen las flores,

se anima el deseo de

vivir  a plenitud.

Mar de petalos

anaranjados y rosaceos

con olas de verdes hojarascas.

Amanecer de motivos,

Instante de ansias,

Mar de aromas y de flores.

Intensa ocasion

para vuelos eternos.

Carlos Banks
Resultado de imagen para cancer signo

Copyrighted.com Registered & Protected  CO8U-VRQQ-RQSS-9DUF

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Tu voz cuando callas

Resultado de imagen para cancer signo

 Copyrighted.com Registered & Protected 
CO8U-VRQQ-RQSS-9DUF

Extraño

la forma de tus labios

y su unión tan exacta

provocando belleza.

Imagino

su aroma de trigo

y su olor exquisito

que

a los míos

embelesa.

Extraño

tu voz cuando callas

y no dices nada,

leyendo estos versos.

Tus ojos,

estrellas sublimes

llenando de luz

este oscuro universo.

Extraño

tu piel tan perfecta

hermosa extensión

que a

dos almas

conecta.

Extraño

mi vista

en tus labios,

tu voz

tan sublime

de nuevo

en mis letras.

 

Carlos Banks 2017

 

Los 52 golpes

los 52.png

http://los52golpes.com/los-52/

Hacia mediados de noviembre de 2016, nos topamos con una recomendación que el legendario escritor estadounidense de misterio y ciencia ficción –Crónicas marcianas, Fahrenheit 451 y más– Ray Bradbury (1920–2012) hizo en una ocasión: “Si escribes un relato a la semana durante un año, es imposible que todos sean malos”.

Se nos metió entonces en la cabeza llevar a cabo ese reto durante el año 2017, y registrar los ejercicios semanales en una web. Se nos ocurrió que sería incluso más divertido si invitáramos a más gente a participar (hasta un total de 52 participantes, por cerrar el círculo).

Con todas esas ideas nos pusimos a reclutar participantes y a diseñar la web. Y al filo del 1 de enero de 2017 nació http://www.los52golpes.com, con las siguientes normas:

  • Sólo los 52 participantes elegidos pueden acceder a la web (vía contraseña de registro personalizada) y participar en el reto con sus textos semanales.
  • Cada participante debe escribir un texto cada semana, durante las 52 semanas de 2017. Para hacerlo, cuentan con 52 casillas, una por semana. Sólo la casilla correspondiente a la semana en curso estará activa en cada momento, durante 7 días (la semana natural de lunes a domingo). Pasado ese tiempo, si la casilla no ha sido utilizada, se desactivará y ya no podrá ser recuperada. Por el contrario, todas las casillas que sean utilizadas quedarán abiertas de forma permanente, para facilitar la edición continua de los textos.
  • Los 52 participantes pueden decidir si quieren compartir sus textos con los otros 51 participantes, o con el mundo entero. Si lo prefieren, también pueden mantenerlos en privado.
  • Bradbury hablaba de relatos, pero por supuesto, los participantes son libres de elegir formato –relato, poesía, ensayo, crítica, haiku, etc– y extensión.
  • Por supuesto todos los textos son propiedad de sus respectivos autores.
  • El mundo entero puede leer los textos que se hayan hechos públicos en la página de entrada de la web. También puede acceder a la página ‘Los 52’, que muestra la parrilla completa de participantes.
  • El mundo entero puede comentar los textos que sean públicos.

Y en eso estamos. Felices de escribir y de leer. Cada semana.

🙂

Registrate para 2018 en:

http://los52golpes.com/2018

Si quieres saber más, estamos siempre disponibles en los52golpes@gmail.com.

Un cielo borrando senderos

58

Recorro caminos

no hay huellas

ni destinos.

El cielo se humedece

en la sequedad

de este instante.

Alguien tararea una cancion…

Ojos negros

de miradas brillantes.

Eterna ocasion

cansado caminante.

Inacabada busqueda

mañana fascinante.

Llovizna de recuerdos.

ideas sussurrantes,

cuando las gotas

borran

la ruta hacia ti.

 

Carlos Banks

 

Se el mejor

La Colmena

 

El Rincon Literario de la revista  La Colmena del Instituto Tecnologico de Santo Domingo (INTEC) acaba de publicar un breve poema de mi autoria.

La Colmena es una publicación de la Dirección de Comunicación institucional del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC) que ofrece contenido educativo, informativo y de entretenimiento a los estudiantes universitarios y al público joven.

318280_10151711656680506_2123278838_n

Les comparto el link:

https://colmena.intec.edu.do/2017/08/se-el-mejor/

 

Qué emana de ti?

Imagen relacionada

Mis dedos

entre tus cabellos

y suaves gemidos

que salen de mi.

Tu aroma

imita a las flores

y suaves olores

que emanan de ti.

Mis manos,

en dias eternos

mis manos vacias

carentes de ti.

Te huelo,

transito tu cuerpo

te lleno de besos

de ganas de mi.

Me irradias,

me llenas de rabia,

me das la ternura

que emana de ti.

Dos cuerpos

en tenue embeleso

mi boca,

tus besos,

mis ansias de ti.

Mis manos

recorren precisas

tu piel que se eriza

pasion y sentir.

 

Cbanks

 

 

 

 

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: