A las 11.11 am,
del lunes,
se apodera del día
tu recuerdo.
Tus ojos negros
mirando la luna
después de la llovizna.
Las aves
durmiendo sobre
el ronquido de unicornios
y dragones.
a las 11 y 11,
cada noche,
dilato tus pupilas
con un beso
y te escribo
un te quiero,
en mis latidos
y
en ese te quiero
te entrego
la vida.
Y
en la suave
ternura
de los labios
tuyos
me duermes,
me duermo,
mi vida.

C banks 2018 sept

Anuncios

Creador de mundos imperecederos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: