El sol quedo dormido
en su almohada de nubes.
silenciosamente,
Morfeo
le inyectó dos sueños,
uno para que dejara
bañar el otoño sediento
de nuestros cuerpos,
el segundo para
augurar sus
encantos.

Carlos Banks
4 oct 2016

Anuncios

Creador de mundos imperecederos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: