Lleno con tu luz
mis ojos
en la oscuridad.

Soy luciérnaga
errante en la penumbra
de tu cuerpo
en soledad.

Tu piel me arropa
los sueños
y tiemblo en el
trazo de las palabras
sin tranquilidad.

Retozo en la bombilla
apagada del techo.

Aleteo en el instante
de los sueños
y las ilusiones
de mi libertad.

Ojala no escuches
mi vuelo
sobre tu sueño,
sobre mi,
al despertar.

Tan solo pretendo
que duermas tranquila
sin tantos rodeos
y surjas
gaviota
en breve vuelo
de felicidad.

Sueño
con tu piel
de noche
y dejo el vuelo
y los aleteos
se me caen las alas
sobre tus pupilas.

Y recorro el destino
hacia tus labios
y tu sexo
y aprendo
el verbo que nos une
y nos encierra
en sueños en que oscilas.

Mis ojos quieren
ser guitarra
para la melodía
de tu voz.

Mis ojos
no quieren
que el tiempo
se marche veloz.

Y se escapa una lagrima
desde tu pupila
y veo una brecha
con luz
que encandila.

Y corto las horas
con tu voz que enamora
y se queman mis sueños
y no pasan las horas…

Ya no hay oscuridad
desde que llegaste
y la lluvia lloró
de tanta felicidad.

Carlos Banks

Anuncios

Creador de mundos imperecederos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: