Tu aroma a brisa y a vida.

Tus ojos
deliciosos
en su bella
negrura.

Tus labios
infinitos:
de apasionantes
curvaturas.

Tus dedos
que se abrazan
a los míos.
Tu corazón
y mis suspiros.

El tiempo
se enredo en el
viento.
Y permanece
lo sublime.

Ahora duermo profundamente
y mis sueños piensan en ti.

Quizás
no despierte jamas,
quizás,
esto sea mi fin.
Entonces,
preciso la vida
si llega
este aroma de ti.

Carlos Banks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .