Keep flying for you

I gave you all that I have inside
And you took my love
You took my love

Sade
vocalizando
Amores no Ordinarios
haciendo propuestas armónicas
con su dulce
voz
tan insólita
como la de mi hija Alexa

There’s nothing like you and I baby.

Y yo caminando
descalzo por las madrugadas
y tus ojos negros dormidos
viéndome en tu sueños.

And you took my love
Y se llena
el cielo
con el par de
bellas voces

y yo insistiendo
en besos
y
que tus labios
gocen…

No ordinary Love

Ahora
no hay preguntas
ni de labios, roces

Did somebody say that
A love like that

won’t last?

solo
unas aves
durmiendo mis sueños
en mis ojos dulces
de mirar trigueño.

Ahora danzan
sobre las tonadas
del alba
que se acerca
y de tu amor
me adueño…

I gave you all that I have inside
And you took my love
You took my love

Y te ofrezco mi amor
y tu te despiertas.

You took my love

Llega la claridad
del día y con
tu luz
me aciertas.

No hay puertas
en este amor
ni noches
desiertas.

When you came my way
You brightened every day
With your sweet smile

Is no ordinary love, baby.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una
Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional
.
Carlos E Banks P
Copyrighted.com Registered & Protected  CO8U-VRQQ-RQSS-9DUF

Anuncios

Tus Ojos llenos de ayer

aabd3

Has vuelto
con tus ojitos
tan llenos de ayer,

Eramos del mundo
la paz y el Edén.

Has regresado
oportuna
con zapatos de tacón
y tu
vestido de domingo
sentada en la estación
meneando el abanico…

Y yo inesperadamente
parando mi reloj
con minutos que replico.

Son bellas las tardes
del otoño,
una y mil veces
me repito.

Intento
esperar los segundos
que avanzan,
sin cesar,
si el tren silba
a lo lejos.

Amor mio,
ahora caen
de los sauces,
las hojas
y se forman
en tu labios
preciosas
rosas rojas…

Tarde plomiza de abril
donde
te bese
por primera vez.

Se queda el pasado
esperando aquel tren

Que no pare el tiempo
y llegue
sin vaivén
y me traiga tus
tardes de primavera.

Los bancos de pino verde,
se llenan
de calaveras.

Piensa en mi
eternamente
recogiendo hojarascas
de sauces
terminando
esta quimera.

No se marchitó
la ultima flor
por eso te entrego
este verso
este amor.

Tus ojitos,
llenitos de ayer,
de canela
tu aroma
y tu piel…

A ti
es
a quien
yo espero.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una
Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional
.
Carlos E Banks P
Copyrighted.com Registered & Protected  CO8U-VRQQ-RQSS-9DUF

Dejar atrás las heridas

Rompamos
los sueños,
hagamos reclamos
de ausencia de
nubes negras
en los cielos.

Aprendamos de los errores.

Amanezcamos así,
sin dolores.

Aprovechemos
aquel horizonte
y emprendamos el viaje
hacia la muerte
del pasado.

Ahora somos mariposas.

Dejemos
que nuestros ojos
se abracen
y siembren estrellas

y busquemos
la luz
en los peces
y los mares.

Seamos
el viento lento
hacia
las ciudades.

Surjamos
como una
formula,
mezcla
de moléculas y átomos
de bondades
y
de vida propia.

Seamos el espacio
del privilegio.

Hagamos una bienvenida
a mas latidos
a mas vida.

Cerremos las salidas.
Juntemos los labios
y seamos arboles altos
que
cosquillean a
las nubes
y provoquemos la lluvia.

Detengamos el tiempo
aquí
y ahora
en este instante.

Tu y yo,
solos tu y yo.

Carlo Banks

 

Aborto de lluvias para resucitarte

Estoy en lejana ciudad
solo,
solamente
junto a mi.

Quiero
dividir el mar
fragmentando
el cielo
cansado de esperarte.

Quiero romper el mundo
que detrás de ti, se fue.

Se muere
la lluvia no caída.
Prefiere un aborto
de nubes grises
y anaranjadas.

Busco en las noches
y en las estrellas
tu reflejo.

Respira
la luna fatigada
imitando
a mi corazón.

Diciembre
quiere llegar
con sus
malditas propuestas
de tristezas.

Y este montón de sueños rotos.

Me hablan
avecillas
después de alimentarse
con las palabras
de mi silencio.

No pueden alegrarme.
Porque me faltas tu.

Y no puedo repetir palabras,
ni siquiera pronunciar tu nombre.

En cambio,
la lluvia
me conversa entretenida
y me explica
sobre arcoiris amargos
y gotas retenidas

y nubes también tristes…

y escucho
respirar los Cardinales
llegando a los arboles
en invierno
y sin alpiste.

Procuran nidos tibios
y promesas de alimentos
en el intento
de reparar mis sueños rotos

Ya no tengo casa
solo este vacío.
y un
descalzo corazón
en desafío…

Mis manos quieren
escuchar tu voz,
saben
que cada día
mueren
poco a poco
mas allá del frío
atroz.

Ya no sale el sol
ni contestan las
aves mis preguntas.

Es la oscura noche
del silencio y el miedo.
Es el veneno
del momento sin tiempos.

Ahora voy de prisa
en contra
del reloj.
y
en cada minuto
me lleno
de tu amor.

Veo rosas muertas
en las calles
de Atlanta
y aves
que se alejan
y en el mismo cielo
se quieren amar.

En mi closet,
veo tu vestido
de domingo
tu bolso
y tu tacón.

En el piso,
la brisa mueve
tu abanico y mi
corazón.

En la mesa
unas piezas
de ajedrez,
un vino
y mi reloj,

A las 12 y tres
mis ojos queriendo
resucitarte,
quemar las aves
para recostruir
tu vuelo
en la paz
de esta lluvia…

Te llamo
y no me oyes
te miro
y no me entiendes
te sueño
y no despiertas
te arropo
y no me abrazas
te canto
y no amaneces…

Si el cielo
me permite,
hago un aborto
de lluvias
para que
resucites.

Carlos Banks

Te sueño y no duermo jamas

Caminan
mis ojos perdidos
y se desangra el alba
en el sendero.

Hay un silencio profundo
con un grito que
implica misterios.

Ya no llevo flores
al cementerio.

Las he quemado todas
para esta ausencia infinita
sin lluvias y
sin cielos.

El hortelano
que siembre semillas nuevas
que aproveche la lluvia
de mis ojos
y la tormenta
en mi mirar.

Donde hallar
la calma
y olvidarlo todo,
si no estas?

Hay dudas
y sombras
y se acaba la vida
y se desangra
el recuerdo
y se respira
el dolor.

Ahora soy un árbol
en otoño,
desnudo
que pronto secará,
sin fruto
sin color.

Mis raíces
quieren ir al cielo
y no
a este vacío
que siempre
me quedará.

Cierro los ojos
y busco tu voz,
ahora soy melodía
de hojas secas
trituradas
por las huellas
del viento
de tu adiós.

Como la hojarasca
quisiera irme contigo,
mis ojos
no saben vivir
y tienen
este frío

Es una mañana sin fin
sin albedrío.

Ya no veo el futuro.

Hay
una lluvia
cayendo
desde agosto aquel
Y muchas
aves de paso
quedaron detenidas
en ausencia de
tu miel.

Y estas manos abiertas
y la carencia
de tu voz
y esta sed
en mi alma
y el silencio
y el dolor…

Solo busco
tu camino,
tus dos alas
y mi sino.

Siempre
ando perdido.

Y aumenta
la sed
de mi alma
y me bebo
la lluvia
y me llega
la calma…

Es otro día mas.

La sangre en el sendero
no significa nada,
solo el rastro
de mi caminar.

Estoy tan cansado.

He dado
la vuelta
a la tierra
creando surcos,
tras de ti;
con mi llanto
he recreado
océanos
que estaban por morir

Te sueño
y
no puedo
dormir jamas.

Se llena
la habitación
de alas y
de un suave
aroma de ti.

Dentro de mi, quédate.

No se
como aferrarme
a tus
ojos marrones
que se fueron
y me dejaron
este sufrir.

Ya no hay alas
ni unicornios
ni tus ojos
ni aves de paso,
solo estos
mares eternos
y este
aroma de ti.

Pero vuelo
inquieto y despacio
en ruta
hacia ti…
mas,
me alcanzan
aquellas olas,
y ellas
me insisten:
aroma de ti.

Es mi alma
que quiere
que quedes en mi.

Se llena el silencio
de aroma de ti.
Se llena el silencio
de aroma de ti.

Afán de que nunca
te salgas de mi.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una
Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional
.
Carlos E Banks P
Copyrighted.com Registered & Protected  CO8U-VRQQ-RQSS-9DUF

Se llenan de tinta mis ojos y lloran poesías.

Beso los ojos de la noche
y me bebo el amor
de la lluvia.

El mar desnudo
propone salidas.

Cultivo flores
sin ramas en mis labios.
Y se derrama aquella lluvia
con sabor a estrellas
y a soles tibios
de octubre.

Suena la sirena del tren
anunciado su partida.
El alba colorea
las espumas de aquel mar.

Surgen espinas
en los ojos de la luna
y me duelen las huellas
que dejo
sobre el viento
que sopla mis versos.

Hay susurros
que te llaman
desde el envés
de un labio.

Pero tu no estas aquí.

Rebervera la luz
y se cuela
en el orificio
de la letra o.

Hay una letanía
en el horizonte.

Aves que vuelan
dentro los océanos,
violetas que nacen
en los ríos,
y una gota cristalina
creando arcoiris
entre nubes silenciosas.

Caminos de rocas
que hablan de ti
cuadernos sin paginas
en blanco.

Se llenan de tinta
mis ojos
y lloran una poesía.

Me voy volando
al bosque donde
escondes
la clorofila.

Incrusto alas
a mi cerebro,
ahora soy impacable.
De voluntad
superior.

Oigo hachas
astillando la vida
La mia?

Oigo ruidos
de ciudades en furia.
Hay abismos
y fabulas y humos
y curvas.

El sudor de las nubes
se detiene
al mismo tiempo
que
el reloj de arena
en mi cuerpo.

Nadie me espera.

Hay grietas en el
firmamento,
nubes haciendo ruidos,
no hay aves
ni mares
ni arcoiris
ni ríos,
ni alimentos.

La luz que
titilaba
se ha marchado
oscuramente.

No hay sonidos
de hachas,
ni sonidos de tintas
cayendo en gotas
transparentes…

sobre el envés
de tu cuerpo.

Ahora
titilan mis ojos
al mirarte
y mi corazón
también titila,
ágil,
presuroso
y se desgarra
en latidos
y
mi afán de ti.

Me desgasto
en tus curvas
en el borde
del abismo
a punto
de caer…

Carlos Banks

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una
Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional
.
Carlos E Banks P
Copyrighted.com Registered & Protected  CO8U-VRQQ-RQSS-9DUF

Bosques de esqueletos

Cuantas veces
mi camino cerré?
Cuantas veces
ningún puente
cruce?

Cuantas veces
me caí,
fracase?

Cuantas veces
me dormí
y desperté?

Cuantas veces
me tostaba
en tu piel
y jure
no morir
ni volver…
ni crecer.

Cuantas veces
en el mar
de la vida
me ahogue
y tu espuma
salvaba
lo esencial
en mi ser?

Cuantas veces
en tu cielo volé
y mis alas
bien quietas,
recreaban tu ayer

Cuantas veces
en mis ojos llore
y el destino,
bien seco,
fue de asfalto
sin piel

Cuantas veces
yo soñaba sin fe
y en el aire del alba
me bebía
tu sed.

Cuantas veces
a la tarde
mate
y en tus ojos
oscuros
renacía
otra vez.

Cuantas veces
sin futuro mi ayer
sin pasado
ni adelanto
ni estrés.

Cuantas veces
sin vocablos
ni arnés
dando saltos
mortales
de regreso
al anden.

Cuantas veces
con heridas y miel
cuantas veces
se acrecienta
este arder

Cuantas veces
sin mañana ni ayer
Cuantas veces
fue mi casa
esta hiel.

Cuantas veces
sin violines
sin ser
Cuantas veces
prefiriendo
no ser.

cuantas veces
derramando mi
ser,
derramando mi ser.

Carlos Banks

 

Sueñame en NY o California o París

La amiga española Ana Centellas con su pristina voz, nos llena de orgullo al recitar nuestro poema. Nos dice, Ana:

No es la primera colaboración con Carlos y yo encantada. Siento mucho que mi voz esté dando tanta guerra, amigo, pero tómalo como mi pequeño regalito de año nuevo. Espero que te guste. Está hecho, como siempre, con todo el cariño del mundo.

En esta ocasión, Carlos nos trae un maravilloso poema titulado “Suéñame en NY o California o París o la Plaza Roja”. Podéis acceder a la entrada haciendo clic en el título.

Y nada, aquí os lo dejo. Espero que os guste.

 

Déjame ser tu sonreir

Le comparto esta puesta en voz de una de mis poesías, en el sonido tierno de la española Ana Centellas. Espero que os guste.

 

Ana Centellas

DÉJAME SER TU SONREÍR.jpeg

¡Feliz domingo a todos! Como os anuncié la semana pasada, el espacio “El vídeo del domingo” ha pasado a ser un espacio de colaboración con otros autores. Un espacio donde podamos compartir todos y en el que estaré encantada de poder ponerles voz a vuestros escritos. Aunque el título lleve la coletilla “grandes amigos, grandes poetas”, no se limitará solo a la poesía, sino que en este espacio tendrá cabida cualquier tipo de textos, sin excepción.

Después del espectacular estreno de la semana pasada con nuestro amigo Messieral, esta semana continuamos con otro particular “invitado” a esta nueva sección. Se trata de nuestro compañero Carlos Banks, que también nos ofrece poesías tan bellas como la que os dejamos hoy. Os recomiendo, como siempre, que visitéis su blog.

La poesía trae un título tan precioso como “Déjame ser tu sonreír“, así que imaginaros la belleza que nos…

Ver la entrada original 123 palabras más

y de amantes, besos esperando.

De bocas
y copas
botones
que desabrochas.

De
pieles
y alas
y sueños de noches.

De palabras
de gestos
de abrazos en coches

Hay soles que duermen la siesta.
y almas despiertas en fiestas.

Aves contando historias
y lluvias
sembrando idiomas.

Hay un atropello
de las horas.
Aparecen nubes
marchando hacia el oeste.

Delirio de almas
y de flores.
Encuentro de locos
sin nombres.

Se calla
la campana en la Catedral,
y hay gente que viene y que va
y que no recuerda.

Presencia de niños jugando
en la Plaza
del patricio Juan Pablo
y de amantes,
besos esperando.

Se abrazan en los bancos
y alimentan palomas
y sonríen felices.

Y si acaso
no lo fueran?

Carlos Banks

La madrugada en el eclipse de tus ojos negros.

Mas susurros
en mis ojos,
y
mis noches
no pueden dormir.

Mi habitación
se llena de agua de mar.

Hay
un te quiero
flotando
en el borde
de la cama
y barcos
agarrados a
mis brazos.

Entonces
suicido un susurro
para que nazca
un territorio
donde atraques.

Este olor a sales
y a mantequillas,
este aroma de tu aliento
en mi cuerpo y
en el
ocre color
de paredes que bailan
las canciones de Draco Rosa.

Beso los ojos oscuros
de tus noches
y dejo atrás
el alba y el plenilunio.

Me voy en la barca
tras Ulises
le llevo un recado
de Penelope

Pero el va en tren
y yo ahora
cabalgo despacio
escondido en tu luna.

Prefiero retornar a ti
aunque no se Aquiles
ni Odiseo.

Entonces,
en la soledad escondida
tras mis ojos,
me quito los miedos
y sueño las mismas cosas
que sueñas tu:

Olas de mar
besando amores,
vaivén de peces
multicolores
baile de mariposas,
y ese arcoiris
color rosa
que no tiene fin.

Me apura la vida
y te imagino
tan llena de paz
y de luz.

En el cansancio
del potro cabalgado
y en el encalle
de la barca abandonada,
me dispongo
al viaje sobre la luna.

La madrugada
es solo una ocasión
para el eclipse
de tus ojos negros.

No hay aves
ni peces
ni azucenas blancas
ni versos
ni abrazos.

Yo solo,
buscando un camino.

Hay susurros
de
luciérnagas
en el infinito mar,
acarician
el cercano amanecer
que ha de llegar.

Hay un tintineo
de estrella en
mis pupilas
que intentan desaparecer…

Surge el día
y en un beso
y un susurro
te despierto.

Y me reverberan
dos versos
en mis retinas.

Es la hora
del tiempo y
de la vida.

Carlos Banks

Tu nombre me silban los peces.

Hay ruidos
de pasos silentes.
Miradas de ciegos
y gritos de mudos
presentes.

Hay nubes duras
y mares color
transparente.

Hay aves bebiendo
en manantiales secos
y hay esta lluvia de ti.

Dos viejos amores
se suicidan
y la vida
me susurra
que tu
te vienes a mi.

Entraras
dentro en mi,
me precisa la lluvia
y las olas
chocando las rocas.

Tu nombre me
silban los peces.

Hay gotas de lluvia
salpicando los mares
y gotas del mar
surcando los cielos.

Hay dos gotas
en mi habitación
que salen desde
mis órbitas,
una de lluvia
y la otra
para llenarte
del agua
de mi
mar.

Entonces
mi barca esta dispuesta
y mis labios
son el puerto
para
que atraques
en mi,
sin
mas
ni mas.

El tiempo dormirá para siempre.

Cierro mis ojos
para dibujar mis
fantasías.

Hay una lagrima
aturdida
que desciende
desde el sol
Y forma un
remolino
en mis perspectivas.

Hay peces bailando
en la arena
y aves nadando
en la sutileza
del cielo de lluvias
que se aproximan

Me pierdo en el tiempo,
aturdido en el viento.

Se aloca la razón
persiguiendo
nuevos horizontes
hostigándose
y escapando
de si misma.

Cuando dormirá el tiempo?

Nubes injustas
en tontas caminatas
por el firmamento,
flores intactas
fingiendo llantos
y tormentos.

El eco de una voz me llama
hacia mi sino.

Hay distancias culpándome
de cosas y no atino

Un día apagaré
los cielos
en todos los caminos,
sera un dormir de aves,
de olas y de lirios.

Ahogare los mares
bebiéndome este vino
las lluvias secare
si yo lo determino.

y pintare de negro
todo lo blanco y fino,
incluso nubes altas
y aquellos precipicios.

Y todo sera gris
igual que un remolino

El tiempo dormirá para siempre.

Aunque en cada alba
me nazcan los misterios
Y en cada atardecer
me vaya al cementerio

El tiempo dormirá
sin su tic tac
eterno
el tiempo dormirá
lanzándome improperios.

Carlos Banks

Tatuaje de arcoiris para tus ojos azabaches

Mirándote a los ojos
tatuandole arcoiris
a tu vida,
en el azabache negro
de esta noche
y su partida.

Se despiden los sueños
de algunas tristezas
acaso mias
y se hacen invisibles
si al amanecer
me miras.

Surge
en la tranquilidad
del alba que renace
un lazo tibio
que simula
un rayo de luz
que inquieta.

Vuelan ángeles
y unicornios…
duermen
las aves en tus ojos
cuando sueñas
marchas de olas
inquietas.

En el aroma
de las rosas
que despiertan
y espabilan,
surge el anhelo
de penetrar tu alma
en el rozar
del aire
que te aquieta.

Es el amanecer
que amores me provoca.
Es tu trigo tibio
con que me alimentas
y floreces
en mi boca.

Se acumulan
los cielos
de sensaciones
para que olvide al mundo.

Hay
este renacer
y pleno bienestar
de amor profundo.

El breve arcoiris
tiñe con su acuarela
tus ojos dormidos.

Mis labios
recorren tu piel
y tus respiros.

El alba me dice
que me quieres
y unas aves
cantan con suspiros.

Y mis ojos
ya no lloran
madrugadas,
ni tienen pesadillas
alargadas…
mis palabras
ya no intentan
ser calladas
ni se reseca
el viento
en la alborada…
ni se callan
los niños jugueteando
en las calzadas,
dibujando
también ellos
arcoiris en
tus miradas

Carlos Banks

Sinapsiando

Con la velocidad

del que regresa,

acumulo pertenencias.

No tengo nada

Solo la brisa y dos arcoiris

No tengo nada

Solo el sabor de ríos

En mis labios.

No tengo nada

Solo el color del alba

Y de un atardecer de octubre.

Confieso tener la voces de mis hijos

En mis latidos

Y un almacén de  perspectivas

En mi neurona # 99,999.

Carlos Banks

40 hermosas palabras

40 DE LAS MÁS BELLAS PALABRAS DEL CASTELLANO. ¿ESTÁN VUESTRAS FAVORITAS?

40 hermosas palabras

Decía el filósofo austriaco Ludwig Wittgenstein que “Los límites de tu lenguaje son los límites de tu mundo.” Quizás por ello, una riqueza en nuestro vocabulario pueda ayudarnos a apreciar todos esos matices de la vida que pueden pasar a nuestro alrededor sin que nos fijemos en ellos. Por ejemplo, el gallego contempla más de 70 vocablos para la lluvia.

El castellano posee la tercera mayor población alfabetizada del mundo (un 5,47 % del total), siendo la tercera lengua más utilizada para la producción de información en los medios de comunicación, y también la tercera lengua con más usuarios de Internet (182 millones, 8% del total). El diccionario de la RAE contiene 88.000 palabras. El de americanismos 70.000; aunque se estima que el 30% de las palabras que usamos ni siquiera aparece en el diccionario.

Rayuela

rayuela-1518029200

 

Rayuela (1963) de Julio Cortázar

No es una novela, sino la antinovela, o como decía el autor, la contranovela, porque aquí no se le cuenta al lector una historia, sino que el lector va a construirse él mismo la novela que quiere leer. El lector se convierte así en el protagonista, es un poco como esos libros de “Crea tu propia aventura” que leíamos de niños, donde ibas eligiendo la trama según la respuesta que dieras al final de cada capítulo, pero a lo bestia. Rayuela tiene cuatro posibilidades de lectura, y son todas válidas y buenas: una normal, leyendo secuencialmente de principio a fin. Otra es la lectura «tradicional» propuesta por Cortázar, leyendo en orden desde el capítulo 1 hasta el 56 y prescindiendo del resto. Se puede leer también en «el orden que el lector desee», o sea, como cuando coges un libro de poemas y lees sin ton ni son, aunque a mí esta forma no me convence. Si, aun así, vas a hacerlo de esta manera, por favor no te olvides el capítulo 7, para mí es uno de los pasajes más hermosos y sensuales que nadie haya escrito jamás. Y por último, se puede seguir el orden propuesto por el autor en el tablero de dirección (que aparece en las primeras páginas), que supone una lectura completamente distinta, saltando y alternando capítulos, incluyendo fragmentos de otros autores. Todo muy surrealista y psicodélico.

 

 

100 años de soledad.

 

Cien años de soledad (1967), Gabriel García Márquez
Quien no conozca el universo de Macondo, que se deje llevar por él. La novela trata de las vicisitudes de saga de los Buendía, a lo largo de 20 capítulos sin título, con una estructura cíclica temporal en la que los nombres de los personajes y los acontecimientos se van repitiendo una y otra vez, la fantasía se fusiona con la realidad. Esas repeticiones no resultan monótonas, todo lo contrario, le dan a la lectura un cierto ritmo, una sensación de familiaridad con personajes y entornos. La primera parte trata del éxodo de un grupo de familias y de cómo se establecieron en Macondo. Los capítulos de 4 al 16 narran el desarrollo, económico, político y social del pueblo, y los últimos su decadencia. El lector queda desde la primera página cautivado por la prosa del autor, un auténtico encantador de serpientes que nos tiene pegados a las páginas y sepultados bajo el tremendo aluvión de acontecimientos que tejen la trama, producto de su portentosa imaginación. La mejor edición, la conmemorativa de Random House de 2017 con motivo del 50 aniversario de su publicación, con ilustraciones de la artista chilena Luisa Rivera.

10 libros que debieras leer o haber leido.

10 libros a leer.

10 libros que hay que leer en la vida, por Andrés Trapiello

“Leí Robinsón Crusoe con doce o trece años en la traducción (entonces no me fijaba en esos detalles) de Carlos Pujol, del que llegaría a ser muy amigo con el tiempo. Me parecieron providenciales los percios que Robinsón rescató del barco y lo que fue capaz de hacer con ellos (“maestro del bricolaje” lo llamó Savater), pero me extrañaba que entre tantas cosas no hubiera libros. Desde entonces he hecho muchas veces esta lista, por si alguna vez tuviera que naufragar, esconderme o huir porque llegaban los malos. Libros que merecieran salvarse en caso de que no sobreviviera nadie al gran desastre o que tuviera yo que transmitir a otros, como en esa escena de Fahrenheit 451 en la que unos cuantos rebeldes van recitando de memoria en voz alta, mientras pasean en un bosque solitario, las obras inmortales de la literatura.

El primero, desde luego, sería Robinson Crusoe: el hacer e inventar cosas útiles pone siempre de muy buen humor, y como soy un hombre previsor, serían libros que sé que ganan en las relecturas, como La Ilíada: no explica adónde vamos, pero cuenta muy bien, como en ningún otro libro, de dónde venimos y las pasiones que mueven al ser humano, incluidos los dioses (más humanos que los propios hombres).

Teniendo en cuenta también que iba a tirarme mucho tiempo solo, sería absurdo llevarse ningún libro de economía o de política, pero no de teatro, para tener con quién hablar, de modo que me vendrían bien las Obras de Shakespeare: nadie como él ha tratado con parecido respeto al mendigo y al rey.

La Cartuja de Parma, de Stendhal, y Guerra y Paz, de Tolstói, El Rey de Kafiristán, de Kipling (para recordar El hombre que pudo reinar y la felicidad de verla con mis hijos pequeños), y Fortunata y Jacinta, de Galdós, son todas ellas novelas de amor y de amistad, lo que seguramente más iba a echar de menos donde quiera que naufragase o estuviese metido.

Y para vacunarse contra la melancolía, peligrosísima en una isla, y a falta de un cine donde ver las películas de Chaplin, cualquiera de Las aventuras de Sherlock Holmes, de sir Arthur Conan Doyle.

Y por supuesto: me llevaría una pequeña Antología de poemas, no muy extensa, desde luego, apenas quince o veinte poemas de cada uno de estos seis amigos: Keats, Leopardi y Dickinson, Jorge Manrique, Machado y JRJ.

Si he dejado para el final

El Quijote

es porque este no es sólo un libro, en realidad es para cualquiera lo que fue Viernes para Robinsón Crusoe”.

10 books

He de morir

Les dejo este lamento de Maria del Mar ponce.
Disfruten sus versos rimados.

versosconvidapropia

He de morir a solas, en mi luna
sin decir lo que pienso de la vida
siendo llanto del mar, sirena herida
sin querer, sin amor, sin duda alguna.

Que nunca me quisieron, que mi cuna
estaba engalana de partida,
la muerte no perdona, nunca olvida
y por eso ya vivo en su laguna.

No me quieren aquí, y en el desprecio
se encuentran los puñales de la parca,
mi ser se va meciendo en un trapecio.

Diviso con amor la bella barca
que compré sin pensar en ningún precio,
y no cabe el dolor, requiero un arca.

María del Mar Ponce López
Reservados todos los derechos de autor

Ver la entrada original

Táctica y Estratégia

Hoy traemos de invitada a una Pluma Rosa con Verso Blanco
en las letras de la mexicana Angeles LezCa.
Disfrutenla.
https://plumarosaversoblanco.com/2018/05/17/tactica-y-estrategia/#more-1003

Pluma Rosa Verso Blanco

En un día cómo hoy, ¿cómo no recordar a un grande? Por eso comparto uno de los más conocidos poemas del queridísimo Mario Benedetti

Táctica y Estratégia

Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos

Mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible

Mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos

Mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos
no haya telón
ni abismos

Mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple

Mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites.

Ver la entrada original

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: