Mirándote a los ojos
tatuandole arcoiris
a tu vida,
en el azabache negro
de esta noche
y su partida.

Se despiden los sueños
de algunas tristezas
acaso mias
y se hacen invisibles
si al amanecer
me miras.

Surge
en la tranquilidad
del alba que renace
un lazo tibio
que simula
un rayo de luz
que inquieta.

Vuelan ángeles
y unicornios…
duermen
las aves en tus ojos
cuando sueñas
marchas de olas
inquietas.

En el aroma
de las rosas
que despiertan
y espabilan,
surge el anhelo
de penetrar tu alma
en el rozar
del aire
que te aquieta.

Es el amanecer
que amores me provoca.
Es tu trigo tibio
con que me alimentas
y floreces
en mi boca.

Se acumulan
los cielos
de sensaciones
para que olvide al mundo.

Hay
este renacer
y pleno bienestar
de amor profundo.

El breve arcoiris
tiñe con su acuarela
tus ojos dormidos.

Mis labios
recorren tu piel
y tus respiros.

El alba me dice
que me quieres
y unas aves
cantan con suspiros.

Y mis ojos
ya no lloran
madrugadas,
ni tienen pesadillas
alargadas…
mis palabras
ya no intentan
ser calladas
ni se reseca
el viento
en la alborada…
ni se callan
los niños jugueteando
en las calzadas,
dibujando
también ellos
arcoiris en
tus miradas

Carlos Banks

Anuncios

Creador de mundos imperecederos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: