aabd3

Has vuelto
con tus ojitos
tan llenos de ayer,

Eramos del mundo
la paz y el Edén.

Has regresado
oportuna
con zapatos de tacón
y tu
vestido de domingo
sentada en la estación
meneando el abanico…

Y yo inesperadamente
parando mi reloj
con minutos que replico.

Son bellas las tardes
del otoño,
una y mil veces
me repito.

Intento
esperar los segundos
que avanzan,
sin cesar,
si el tren silba
a lo lejos.

Amor mio,
ahora caen
de los sauces,
las hojas
y se forman
en tu labios
preciosas
rosas rojas…

Tarde plomiza de abril
donde
te bese
por primera vez.

Se queda el pasado
esperando aquel tren

Que no pare el tiempo
y llegue
sin vaivén
y me traiga tus
tardes de primavera.

Los bancos de pino verde,
se llenan
de calaveras.

Piensa en mi
eternamente
recogiendo hojarascas
de sauces
terminando
esta quimera.

No se marchitó
la ultima flor
por eso te entrego
este verso
este amor.

Tus ojitos,
llenitos de ayer,
de canela
tu aroma
y tu piel…

A ti
es
a quien
yo espero.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una
Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional
.
Carlos E Banks P
Copyrighted.com Registered & Protected  CO8U-VRQQ-RQSS-9DUF

Anuncios

Creador de mundos imperecederos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: