Reptiles y silencios

Carlos Banks

Asesiné a Cupido. entonces el destino en un segundo se lleno de ti. Fue el dia que pude anular a mi albedrio. Con hacha en mano derribe el Eden, Converti la tierra en un cementerio. Tome el tren hacia marte. Querian que me quedara esa noche, pero me sentia infalible. Universal, permanente. Abandoné al universo con las alas del infante. Conquisté territorios, afilé el verbo y agaché la mirada. Enterré miles de versos sobre el fastidio del amor, su banalidad y los instintos. Esas paginas brotaron como arboles. Repoblé la galaxia. Ya no tenia miedo.. A mis espaldas escuchaba esa respiracion, dividida entre tu y mil mares, corta, repetida. Constante. El infinito no podia quedarse quieto. Habian lejanas ciudades que no conocia, como no conocia tus ojos, ni tu risa ni tu arma. Estoy cansado. Mi vida ya no era un regreso ni un quedarme. Solo este sueño de autoayudarme…

Ver la entrada original 73 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: