Rutas sin cielos, con manicomios

Se escapan barcos
desde mis miradas
y
un ulular
de sirenas
me aturde
hacia el horizonte
de la tarde
que muere
sin aspiraciones.

Hay vagones vacíos
en los trenes
de todos los mundos
incluso
en el que
va hacia el manicomio
de mi sonrisa
de loco.

Un torbellino
le sugiere
una danza
a la hojarasca.

El mundo esta vacío
no oigo los poetas.

No hay peces
ni niños
ni risas
ni rimas
ni globos
huyendo
hacia el cielo.

No hay rutas
ni versos
ni trillos
ni puentes
ni libros
ni espejos.

La lluvia retenida
es un poema
que pide
explicaciones
a las nubes
que han perdido
su gris metafórico
por el tono blanco
de mis barbas ontológicas.

No hay permanencia.

Ni de besos
ni de tragos,
ni de bohemias
Ni de pasos

Tan solo de
este camino
apoético
que recorro en solitario
hacia el
PARNASO.

Carlos Banks

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: