Hay un valle en el mapa de tu cuerpo.

Es madrugada
El cielo
derrumba de frío
al inicio
de la primavera.

No se si
renaceré mañana.
Es
un día
de abril.

Mis manos
transitan
tu credo,
el mapa
de tu cuerpo.

Al instante
encuentro
tus cordilleras
y un valle
de ternuras.

Arrecia el viento
en los tejados,
los gatos
duermen
mientras
las salamandras
madrugan
y
se alimentan en
los bordes
de los techos.

Suspiras.

Mis sentidos
se alimentan de ti
y siento
la esperanza
de nuevo
en mi vida.

Suspiro.

En la curva sensual
de tu alevosía,
confluyen mi rabia
mis ansias
y fantasías.

El instante
se llena
del intenso color
de tus ojos negros…

y mis labios
completan el sabor
irrepetible
de tu fuego.

La vida calla,
aun duermen
las aves
en el preámbulo
del alba.

Tus ojos callan
y se duermen
tus pupilas
en mi calma.

Sssh!

Quizás
algunas flores
lloren sus rocíos,
al despertar
temblando,
escalofríos.

Alguien toma
un sorbo de café
a las 5 a eme
y yo
me bebo el aroma
infinito
de tu aliento.

Carlos Banks

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.