2 lagrimas, 1 beso

Madre,
Cuando yo me vaya,
cuando asista
a tu encuentro:
te llevare
mi alma,
dos lagrimas,
un beso,
el abrazo
de mis hijos
y todo, todo
este amor inmenso.

Carlos Banks
#ernegrolo
2014

Anuncios

Caracolea el cielo y danzan las hojas

Mis ojos despiertan
a ver el movimientos
de las hojas.

Tengo flores
anaranjadas
y rosadas
a la entrada
de la puerta.

Las breves
hojas verdes
danzan en
lento compás
del tiempo.

El cielo esta gris
como mis propios ojos.

Hay augurios
de lluvia
o
llanto de nubes
o
aguas en descenso
de
los cielos.

Hay
esta sequía
en la Isla.
Un semestre
con la aridez
de la ausencia
liquida.

Hay una luz que se esfuma.

Truena el día
sobre el cielo
escamotado.

Un sorbo caliente
de café
me despabila.

Ahora
danzan mis ojos
como caracolean
las hojas
intentando
la danza
de la lluvia.

La esperan
como se ansia
el amor de octubre
o como se espera
la primavera
cada marzo,
en cada beso.

Y así
trascurre
el instante
en este
despertar
a la vida
un martes,
con sorbos de café
intentos de lluvias
y con hojas
que danzan
entre flores
estresantes…

Carlos Banks
@ernegrolo

Mar cantando boleros con olas suaves sin peces.

Sueña, sueña
alma mía
sin decir nada.

y dímelo todo
en el alba ya
embriagada.

Forma versos
con mis
letras
trasnochadas.

sin dejar
que el sol
borre
mis pisadas.

Hay
una luna negra
caminando por el cielo
con sonidos milenarios
de pasos insistentes.

Hay esta fe en mi,
tan persistente.

Y sueño
como si el viento
lo dijese
todo
con mi
aliento.

Y ya no hubieran
veleros
ni flores
ni alimentos.

Ahora llega
este viento
lento
con creces.

y el mar
como bolero
con olas suaves
y sin peces.

Hay un tren
que se aleja
y naves
que no
se detienen.

Hay flores
que no respiran
tu aroma
de siempre.

Se cierran las nubes
en el sueño
y
se diluye
en gotas
acerca de ti.

Despiertan
los ojos de la vida
en el tibio rayo
matutino

y caen
infinitas gotas
desde el cielo
de tu sino.

Solo entonces
te abrazo
y te siento
tan tibia,
como trigo
y canela
como
estrella
que encandila.

Hay una sonrisa
en la longitud
de tus labios,
hay rastros
de pesadillas
de gaviotas
y de agravios.

Y asi,
me olvido de trenes
de ruidos
de mares
de olas
sin peces.

Y me olvido
de soles
de naves
de vientos que crecen.

Y sigue el olor
de tu alimento
por mis poros
y mi piel
– algo curtida-
me reclama lo que añoro:

Y despierto lento,
pero vivo
hacia la vida,
no me detengo
si a mi lado
me respiras.

Carlos Banks

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: